Ayutthaya

Ayutthaya, antigua capital de Thailandia, se encuentra a unos 70-80 kilómetros de Krung Thep y esta situado en una isla de agua dulce. Lo que mas llama la atención de la ciudad, aparte del echo de estar rodeada de agua, es que muchos de sus monumentos fueron destruidos por los birmanos hacia 1776, dejando casi toda la ciudad destruida. No obstante, aun se pueden contemplar varias cosas interesantes como: un phag en bastante buen estado, tres chedi idénticas…

Para llegar a Ayutthaya, lo mejor es coger el tren, ya que aparte de ser barato no tarda demasiado en llegar: 1h30′, algo menos de lo que tarda un autobús o una furgoneta, otras dos opciones bastante económicas. Pero para viajar en tren, existen varias pegas: hay trenes de ciento en viento, a la ida sólo he tenido que esperar unos 20 minutos, pero a la vuelta me decían que tenia que esperar 2h y que el trayecto Bang Seu – Krung Thep es un tramo corto bastante lento, tanto que merece la pena acortar usando el metro, bastante caro por cierto en comparación con el tren o el autobús.

Para la vuelta, como no estaba dispuesto a esperar las dos horas que me decía el despachador de billetes, he decidido volver en autobús, pues a pesar de haberme dejado bastante lejos del hotel en Krung Thep, era el medio de locomoción que mas pronto salia de Ayutthaya.

Con el viaje de hoy, me quedo con dos cosas: la buena experiencia de visitar un lugar donde los turistas no abundan (por lo menos no tanto como en la capital) y donde a la gente, sobre todo a los niños, les hace mucha gracia (espero que sea gracia y no otra cosa) y te saludan constantemente con una sonrisa de oreja a oreja; y la segunda la mala experiencia de conocer a un pobre niño sin piernas que estaba pidiendo limosna cerca de las tres chedi.

Me había prometido a mi mismo no ser critico con los Thailandeses, por lo menos durante mi estancia aquí y por razones obvias, pero después de lo de hoy es como si me hubiesen pegado un puñetazo o una paliza en el pecho. Así que a pesar de que me estoy metiendo en un lío y lo que ahora voy a hacer es ilegal (por lo menos aquí): menos dinero en vallas publicitarias del rey y la reina, menos monumentos para estos dos personajes y mas dinero para las cosas que realmente valen la pena.

Durante todo el viaje de vuelta, he venido dando le vueltas al coco y me he dado cuenta, que si en un principio pensaba que lo mejor para el pobre crío era no sacarle una foto, a lo mejor si que hubiese sido una buena idea haberlo echo.

PD: Si alguna vez venís a Thailandia, coged los taxis azules. He tenido muy buenas experiencias con ellos, no así con los taxis de otros colores que intenta llevarte a clubs de “masaje” y te intentan engañar aumentando los precios y diciendo que no tienen cambios, hay que joderse.

PD2: Menos gasto militar y más gasto social.

7 thoughts on “Ayutthaya

  • 25 junio, 2008 at 18:52
    Permalink

    Conclusión…

    Los taxis azules son baratos y aburridos, los taxis de colores son mucho más divertidos 🙂

    Sigue contándonos cosas, que por aquí te leemos.

    Reply
  • 27 junio, 2008 at 08:06
    Permalink

    Me he hecho bastante la composición de la “excursión”, está bien la narración.

    Desgraciadamente el tema de los reyes y demás que viven sin pegar palo al agua está a la orden del día, y más todavía en esos países. Luego te quejabas de “la república” pero al menos aquella era “república”.

    Por cierto, ¿cómo suenan los trenes y autobuses? ¿Sinfonía? 😉

    Voy a currar

    Reply
  • 28 junio, 2008 at 17:03
    Permalink

    No, en realidad lo mas divertido suelen ser las tuk-tuk, motocarros… o como quieras llamarlo, que son motos de tres ruedas cubiertas y cuyos conductores conducen de forma alocada (por lo menos en Krung Thep)

    Reque, aqui lo unico que hay res democreo o algo así, prometo meterla caña cuando salga de aquí.

    Venga chicos, nos vemos (o leemos).

    Reply
  • 4 julio, 2008 at 15:59
    Permalink

    De momento solo me he atrevido con el masaje de pies, ya que en la sala estaba yo solo y cuando están a punto de terminar te preguntas si quieres mas masajes y todo acaba en ya sabes que: un masaje salido de tono.

    Espero tomar algún masaje mas una vez vuelva a Krung Thep para descansar.

    PD: Las señoritas se vuelve pastelosas y pegajosas cuando un farang pasa por delante de su tienda de masajes y la chirla se les pone a castañear y no entiendo el porque XDDD

    Reply
  • 5 julio, 2008 at 00:07
    Permalink

    Se pone calentito el viaje… Mola!
    Hasta Ashet se pasa por aquí para comentar, qué nivel!

    Al final no puedo ser lo de la radio, una lástima, creo que intentaron llamarte pero no fue posible contactar.

    Adelante con el viaje, esperamos que conozcas Tailandia un poco más de “cerca”.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar