Pattaya: Vice City

Si tendría que usar un calificativo para definir mi estado tras haber pasado por Pattaya, la ciudad que el sexo levanto (según un libro de viajes), seria defraudado. No solo con la ciudad, sino conmigo mismo.

Y es que tal y como reza una camiseta de por aquí “los chicos buenos van al cielo, los malos a Pattaya”. Dicen los rumores, que todo lo imaginable puede conseguirse en Pattaya, ciudad de ensueño para los cientos y cientos de turistas que cada añ se desplazan a esta ciudad próxima a Krung Thep.

Creo que la frase de “sexo, drogas y rock’n’roll” se queda corta y debería reescribirse a “sexo, drogas, rock’n’roll y más sexo”. Y es que el sexo, da igual tu orientación, tus gustos… es el rey en la ciudad. Tan solo debes salir a la calle, para encontrarte con alguna de los cientos (o miles) de cervecerías para encontrarte a una señorita, señorito, o persona de sexo indeterminado (en esto si que son tolerantes los Thais, a ver si aprendemos en el resto del mundo) apuesta, que quiere hacerse amigo tuyo.

Durante los primeros cinco minutos, la cosa incluso te hace gracia, ya que al pasar cerca de… se escucha un “Hello men! Where are you going…”, a lo cual sigue un muac en forma de beso. Gracias a mi “pose” seria-borde, consigo ignorarlas durante un breve espacio de tiempo, antes de empezarme a descojonar. Pero no hay nada mejor que darse una vuelta al atardecer-noche por la zona de la playa (que por cierto ofrece unos escenarios fotográficos impresionantes), para “disfrutar” del espectáculo de las decenas o centenas de prostitutas que espera la compañía de alguno de los cientos de farangs que pasean por la zona: personas de edad avanzada (la mayoría), de diferentes razas (europeos, asiáticos, africanos…) o de gente que no pueden contenerse a llegar al correspondiente hotel para empezar a tocarse (enfermos de mierda).

Y decía que me encuentro defraudado conmigo mismo, porque sabia de antemano lo que podía encontrarme en la ciudad, no obstante, decidí darle una oportunidad y lo que me arrepiento de ello.

Aparte de eso, poco puedo decir de esta ciudad, que no tiene absolutamente nada, salvo un transporte publico barato (10 B el trayecto en bus), una pista de karting (con coches en bastante mal estado) y un sistema de alcantarillas deficiente que si llueve a mares expulsa todo el “agua” hacia fuera.

Así que si por lo que sea viajáis a Thailandia, por favor no pas&eaucte:is por Pattaya, que haréis un gran favor al país.

PD: Javi, las mujeres banano se diferencias a lo lejos (y eso que me he venido sin gafas-lentillas).

PD2: Censura en la tele, ¿estamos en el siglo XXI?.

PD3: Tení más PD, pero se me han vuelto a olvidar.

One thought on “Pattaya: Vice City

  • 8 julio, 2008 at 19:12
    Permalink

    Bueno zigor..

    espero que te acordases de nosotros y nos trajeses un “souvenir” de esa ciudad 😉

    pasalo bien gudari!!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar