Visitando Tuol Sleng y Choeung Ek

Puff!!! Como se me ha quedado el cuerpo después de visitar el campo de exterminio de Choeung Ek y el Tuol Sleng. Se me han quitado las ganas incluso de comer.

Por si os interesa de que va el tema o si queréis más información, podéis leer esta entrada en la Wikipedia acerca de Camboya, o esta otra acerca de los Khmer Rouge o jemeres rojos.

Del campo de exterminio, no queda gran cosa mas que varias fosas comunes (algunas sin tocar) y letreros explicando que se hacia en cada lugar. A modo conmemorativo, se construyó una stupa, dentro de la cual están expuestos los cráneos de los camboyanos asesinados cruelmente por los Khmer Rouge.

En la cárcel de seguridad Tuol Sleng, sigue habiendo las celdas minúsculas donde aguardaban los reos a la espera de ser llevados al campo de exterminio siempre y cuando no morían antes por enfermedad o por las torturas aplicadas. El lugar no es muy grande, pero se explica que se hacia con los reclusos en cada edificio y los métodos de torturas aplicados.

Las celdas, las salas y las herramientas de tortura impresionan, pero no tanto como las fotos de las personas que pasaron por allí: niñ@s de corta edad, adolescentes, mujeres, hombre, personas enfermas… La mayoría de ellos, muestra el miedo en sus caras. Ninguno llora, no podían hacerlo. Todo ello, por no entender una revolución que ni los mismos khmer rouge entendían.

Algunos de los visitantes, no podían contener las lágrimas, otros se sentían horrorizados ante lo que estaban viendo. Nadie decía una palabra.

Todo sea, para hacer entender a la gente, que las guerras y las armas no solucionan nada, ni sirven para nada más que no sea para matar a la indefensa e inocente población.

PD: Killing in the name of… what?

PD2: Un arma no da seguridad, ni sirve para defendermos, sino que da un poder incontrolable y pervierte a muchos de los que tienen una.

PD3: Revolution is nothing more than an extension of evolution (ATR). Totalmente de acuerdo, pero siempre y cuando se entiendan las bases y los orígenes.

Traficando caos en Kampuchea

No, no me he vuelto loco ni estoy queriendo decir nada más que menudo caos es el tráfico aquí en Kampuchea. Y eso, se merece una entrada.

En teoría, en Kampuchea se conduce por el lado derecho de la carretera y existen señales de tráfico como en todo el mundo. También hay semáforos y pasos de cebra, como en el resto del planeta. Pero de poco vale todo eso, ya que aquí cada uno hace lo que le da la gana.

El tema de los adelantamientos se las trae. Aquí adelanta el que puede y donde se quiere. Da igual que sea un coche, una bici, un camión, dentro de la ciudad, que vengan vehículos de frente. Si le hechas co… serán los demás los que se apartarán del camino o te facilitarán la maniobra.

De los semáforos y las señales, mejor ni hablar. Creo que en Kampuchea deben ser elementos decorativos, ya que ni dios les hace caso. Que hay un prohibido el paso, pues ni caso. Que la carretera está cortada, pues como si no lo estuviera. Que tengo el semáforo en rojo, pues da igual, porque como no viene nadie (o si, da igual) pues paso. Esto genera situaciones muy caóticas en los cruces, ya que cada uno pasa cuando quiere pasar.

Los pasos de cebra. Esas “estúpidas” rayas pintadas sobre el asfalto. Están ahí, pero como si no estuvieran. Cada uno pasa por donde quiere y si vas a pasar por uno de ellos, ya puedes andar al loro.

Creo que cruzar la calle en Kampuchea y sobre todo en Phnom Penh, es deporte de alto riesgo. Hay que usar todos los ojos y todo los sentidos. Hay que mirar siempre a ambos lados unas 20 veces, por que lo mismo viene un vehículo en sentido contrario (algo muy normal), no lo has visto y te lleva por delante.

Así que ya sabéis> si viajáis a Kampuchea, a loro con el tráfico rodado, no vaya a ser que os lleven por delante.

PD: Intentaré sacar una foto (o varias) de los momentos arriba citados.

Última estación: Phnom Pehn

Siempre he querido que este blog fuese serio y que las chorradas quedasen fuera, pero es que esto es demasiado. Así que si me lo permitís, voy a vomitar: juannnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn

Bueno y ahora ya podemos continuar. Tras los 3 días en Siem Reap visitando Angkor, comprando varias cosillas en Artisans d’Angkor (precio muy buenos para artículos de mejor calidad) y un masaje de piernas (sólo hubo masaje y las chicas eran majísimas), tocaba preparar la mochila (a punto de reventar) para marchar hacia Phnom Phen, capital de Kampuchea.

Hasta la parada del autobús me acompaño Pao y a las 12:30 puntual, salió el autobús camino de Phnom Pehn. 6 horas de viaje, para recorrer unos 350km (creo que son bastante menos) con una de las peores pesadillas que se pueden sufrir: tuve que tragarme como vídeo de entretenimiento, karaoke en khmer de canciones a cual más empalagosas de amores y desamores y otras de canciones modernas de pseudo pachanga. De ahí mis ganas de vomitar.

Una cosa es que te ponga una o dos canciones, pero las 6 horas, como que mata un poco (que haría yo sin mi Ipod). Como, ¿qué no me creéis? No os preocupéis que ya os llevaré un DVD de recuerdo. Pero que conste que no vale tirarse por la ventana.

La llegada a Phnom Phen, una locura: todos los tuk-tukeros dando la tabarra y aquí servidor repartiendo te ookun’s a punta pala para quitármelos de encima. Todo esto, bajo una media lluvia. Por fin llego uno algo más calmado, que me llevo al hotel que había elegido de la Lonely, ya que por su precio, ofrecía bastantes cosas. Pero al llegar, se ve que no le interesaba que sólo me quedase una noche (no tenía dinero para pagar más noches) y me mandó a otro establecimiento, no sin antes preguntarme donde iba a ir después de Phnom Phen (que casualidad que tenga una ‘sucursal’ en Siem Reap). En el siguiente hotel, más de lo mismo. Como pasaba de preguntar más en esa calle (seguramente todos funcionan de forma similar), me marche a otra parte de la ciudad (a esas alturas ya estaba completamente mojado) ignorando a todos el mundo. 30 minutos m&aacutes; tarde, ya estaba en mi habitación.

Pero no acabo ahí la cosa: tocaba encontrar un cajero para sacar dinero, con 0.5 $ poco se puede hacer. 40 minutos, en el primero que encontré saque dinero para estos 3 días. Pero horror: todos los billetes eran de 50 $ (aquí los cajeros dispensan $ en vez de la moneda local). A la, a buscar una casa de cambio, ya que normalmente los camboyanos no suelen tener cambios para más de 10$. Pero por la hora que era, o bien no tenían cambios suficientes o bien estaban cerrados. Así que no me quedo más remedio que entrar en un KFC a cenar (lo siento mucho si os he decepcionado), pero era la única manera de conseguir cambio.

En estos 3 días, visitaré el museo Tuol Sleng y el campo de exterminio de Choeung Ek, entre otras cosas, donde se recuerda la masacre que los jemeres rojos cometieron con su propio pueblo e incluso con su propia gente.</p

Angkor: Impresionante

Si os gustan las culturas antiguas: la cultura maya, el imperio romano, la grecia clásica, Egipto y las pirámides… tenéis que visitar Kampuchea y de paso daros una vuelta por Siem Reap, para ver Angkor. Como diría aquel pseudo famoso:

En dos palabras: Im precionante

Espero poder subir pronto la fotos. Tengo unas 2000 entre las de ayer y las de hoy así que me llevará tiempo buscar las mejores o más aceptables, retocar el tamaño y subirlas.

Por el resto, no hay novedades.

PD: Para poder ver las fotos de Angkor tendreís que dejar un comentario, así fomento que visit&eeacute;s el blog. Lo que ya lo habéis hecho, no tenéis que dejarlo pero tampoco estaría mal que siguieséis contestandome.

PD2: Acaba de pasar una cucharacha por el ciber, es bastante nuevo y está bastante bien cuidado, como Pedro por su casa.

PD3: La que ha caído hoy. Menos mal que ya estaba en el tuk-tuk de camino al hotel.

PD4: Original sountrack by Jig-Ai Hi quality hentai goregrind.

Sua s’dei Kampuchea

Aquí estamos otra vez y con nuevas noticias. Tenemos de todo: malas y buenas, pa’ variar. Comenzamos:

En teoría ayer, tenía que coger el vuelo Pakse – Siem Reap, pero no había vuelos desde Pakse a Siem Reap. [sonido del toca-discos al pararse bruscamente] Comor??? Vamos a ver, que tengo un papel (oficial) donde dice que mi vuelo sale de Pakse a las 10:00. Me dicen que el vuelo sale de la ciudad de Savannakhet, a 230km, a las 12:30. Me montan en una furgoneta y tira kilómetros a 140 km/h para llegar a tiempo. Jamás en mi vida he sufrido tanta tensión: a toda velocidad por unas carreteras de risa, con una furgoneta en no muy bien estado y todo tipo de animales y personas cruzandose por delante (con frenazos incluidos): cabras, perros, vacas, búfalos de agua, niños, ancianos…

Menos mal que llegamos a tiempo. Entre facturar, echar un meo (como queréis detalles, lo cuento todo) y estira un poco para relajar los músculos, llega el avión (otra cosa no pero puntualidad tampoco, ya que siempre van adelantados).

Con el “adelanto” previsto, llegamos a Siemp Reap en Kampuchea. Siem Reap es la ciudad, totalmente turística, que está cerca de las ruinas de Angkor. Lo primero de todo, compra el visado, pasar la aduana y buscar al pobre Pao, conductor de tuk-tuk que contrate para mi estancia en Siem Reap; para pedirle disculpas por mi demora.

Pao habla, entre otros idiomas, el español algo que me viene bastante bien, ya que es uno de los dos idiomas que controlo más o menos bien. Y de paso le ayudo a mejorar el idioma.

Llegada al hotel, Day Inn Hotel & Resort: hotelazo por sólo 29 $ la noche (ya sacaré alguna foto para que lo veáis). Una ducha, mejor un baño que ya empezamos a oler a tigre; y me recorro la ciudad para buscar una tienda de fotos para comprar una CF para la cámara, ya que he descubierto que es la puñetera tarjeta la que no funciona demasiado bien. CF de 8Gb (SanDisk) + filtro ND8 (para “oscurecer” un poco el ambiente de Angkor) de 62 por 80 $. No es demasiado barato, pero necesito la tarjeta.

Vuelvo al hotel para las 17:00, había quedado con Pao, para ir a sacar el pase para la zona Angkor (40$ por 3 días) y a entrar a la zona para ver un atardecer (la entrada es gratuita a partir de las 17:30 del día anterior a nuestra entrada en la zona).

A la noche, una vuelta por la zona de los Pub’s (decenas y decenas de turistas comiendo y bebiendo) para cenar algo (primera comida en condiciones del día) y al hotel a dormir.

6:00 del 3 de julio, vamos hoy, suela la alarma y me despierto. Ducha, desayuno y vueltita a la lavandería para después volver al hotel a esperar a que Pao llegase a las 8:00 para ir a la zona Angkor. Menudo palizón más majo me he dado: Angkor Wat, Angkor Thom y algunos templos del Baray del este. Sudando a chorros y oliendo a rayos quemados. Así es como he terminado. No se si Pao tenía pensado visitar algo más, pero he preferido volver al hotel, ya que estaba realmente muerto. A eso de las 16:00, hemos llegado al hotel, pero como me interesaba aprender algunas palabras en khmer (el idioma de Kampuchea) y a Pao le hacia ilusión enseñarme algo, para de paso practicar el castellano conmigo, ahí hemos estado hasta las 17:30. He aprendido a decir hola, adiós, sí, no, gracias, cuanto cuesta, es demasiado caro… vamos, lo básico para sobrevivir por la zona.

Y como diría Porky el cerdito: eso es to, eso es to, eso es todo amigos.

PD: Ningún animal ni persona resultó herida durante el trayecto Pakse – Savannakhet (menos mal, porque si no me bajaba de la furgoneta).

PD2: Que pesados son los conductores de tuk-tuk, las personas de los spa y tiendas de masajes (no se si hacen algo más que dar masajes. Alguien le pica la curiosidad? Lo digo porque así tengo escusa para probar XD).

khàwp ja̖i LAO

ຂອບໃຈ LAO PDR

Así es, mi estancia en LAO PDR acaba mañana, que marcho a la zona Angkor de Kampuchea, Camboya, Cambodia o como queráis llamarlo, pero en kherm se dice Kampuchea.

Ayer estuve en la meseta de Bolaven Plateau viendo las impresionantes cascadas de más de 100m de caída. No se si las fotos han salido bien, ya que el lugar está un poco inaccesible y debido a las lluvias de las noches, el terreno estaba húmedo y no se podía bajar a la zona de abajo, donde al parecer todo es mucho más impresionante.

Mientras buscaba un camino para bajar, una sanguijuela se me pego al cuello y el resto de la historia ya la sabéis. Cuando me la quite, gracias a que un señor me indicó que la tenía, estuve un buen rato sangrando sin poder para la pequeña hemorragia. No obstante, no os preocupéis ya que las sanguijuelas son inofensivas y de hecho son utilizadas en la medicina. Aún así, estoy un poco preocupado, por que me ha dejado una marca como un pequeño chupón que espero con el tiempo desaparezca.

Lo dicho, la aventura continua en Kampuchea, primero en Siem Reap y después en Phonm Pehn.

PD: Que triste es ver como la gente intenta ganarse el pan, por ejemplo montándose un pequeño puesto de comida en el garaje de su casa, y no poder ayudarle ya que muchas veces, las condiciones higienicas son bastante malas. Por poder, si que podría, pero como ya he tenido dos avisos, prefiero no arriesgar.

PD2: Como nos transforma don dinero. Tanto ayer como hoy he dado un par de vueltas por las zonas menos turísticas de Pakse y he descubierto que los laosianos son gentes maravillosa que siempre tiene una sonrisa que ofrecerte a pesar de que no nos entendamos. En cambio los que viven de los turistas, lo único que les importa es el money-money.

Avance de las fotos

Lo prometido es deuda, así que aquí tenéis una pequeña muestra de las fotos que van saliendo, ya me diréis si os gustan:

Wat Luangprabang

Luangprabang

Wat

Gong

Nam, nam

Jugando como osos

Kouangsui

Kouangsui

Kouangsui

Kouangsui

Kouangsui

Kouangsui

Flor de loto

Pakou buda

Dragón 7 cabezas

Good morning Luangprabang

Pio pio goes to Vientiane

Mountains of Aragón (Misery Index)... perdón de Lao

Pañuelo de Seda

Pha That Luang

Puxai

Prayer or layer

Espectacular subida

Wat Phou Champasak

Wat Phou Champasak

Flor de loto Champasak

He reducido la resolución que no puede estar 3 horas para subir las puñeteras fotos. Más fotos en http://www.flickr.com/photos/extremeambient/

PD: Te gusta el pañuelo javi?

PD2: Hi speed internet? Si claro y telefonica lo vende barato, no te jode.

Pasando a Pakse

Ayer el día comenzó lloviendo a si que tuve que cancelar mi excursión al parque de Buda. A eso de las 10:00 mejoró un poco el tiempo, pero como no me daba tiempo a ir al parque, que está a unos 30km de Vientiane y tenía que dejar el hotel a las 16:00, pues me deje llevar por la propia Vientiane y descubrí un par de sitios interesantes entre los que está un centro comercial donde venden CD a 1 € (por temas de espacio sólo compré 6).

De 17:00 a 20:00, estuve aburrido como una ostra en la estación de autobuses esperando a que el mio saliese. Cogí un sleeping bus, de esos en los que en teoría se puede dormir, pero las literas, era tamaño laosiano y a pesar de que uno no es muy alto, pues tampoco es que entrase del todo bien. Si a eso, le añadimos que tuve que compartir litera con un laosiano, pues la noche no ha sido de las mejorcitas (la distancia siempre ha estado en positiva, nunca negativa 😉 ), ha caído agua y rayos a punta pala y el camino era muy tortuoso (creo que en Lao no existe la maquina esa que aplana cuando asfaltan una carretera), pues os podéis imaginar que dormir, más bien poco he dormido. Lo mejor, la banda sonora que me ha acompañado: Misery Index, Gojira, Brujeria…

Pero bueno, ya estamos en Pakse y toca visitar el Wat Phou Champasak (estilo Agnkor) y el Plateau Bolaven, entre otras cosillas.

A disfrutar que son dos días, antes de pasar a Camboya.

PD: No quiero ningún comentario acerca de mi acompañante que nos conocemos.

PD2: Hoy en coincidido en Champasak con un rumano que vive en China y hemos estado hablando sobre Lao y Camboya. Que envidia me ha dado, visita la zona un vez cada 2-3 meses.

PD3: Si alguna vez tenéis que coger un sleeping bus, comprad también la plaza de a lado, que siempre evita sorpresas.

Welcome to Vientiane

El día de ayer no ha sido el mejor de los que llevo aquí: no, no lo digo por la muerte de Michael Jackson (otro gran artista que desaparece y que conste que no me gustaba), sino por un cumulo de circunstancias.

A la mañana me levante con el estomago muy tocado, a lo mejor la sensación de borrachera del día anterior tenía algo que ver o me estaba queriendo decir algo; y para colmo me tocaba pasar 10h en bus, así que por si las moscas, me tome una pastilla para cortar la diarrea y a esperar que las lluvias torrentciales no hiciesen acto de presencia.

En teoría, tenía que partir de Luangprabang a las 8:00, pero gracias a los amables trabajadores de Lao Sky Trip (en la entrada de Bouhag Guesthouse) se olvidaron de recogerme a la hora indicada en la oficina; tuve que coger el siguiente autobús, que salía una hora más tarde. Y menos mal que les llame yo, porque sino a lo mejor seguía esperando a que alguien viniese a recogerme. A parte de la hora de retraso, tuvimos que para unas 3 veces, ya que al parecer fallaba algo en el motor del autobús.

Lo mejor del viaje, el paisaje. Realmente acojonante, pero en todo los sentidos: unas carreteras imposibles por unos impresionantes montes… Dicen las leyendas, que el deporte de riesgo por excelencia en Lao es ir por la carretera y la verdad es que razón no le falta a quien lo dijo. Aquí predomina la ley del que más huevos tiene: adelantamientos en zonas de casas, subiendo por puertos de visibilidad reducida… Y a lo más importante: no parar ante ninguna causa. Que alguien va a cruzar la carretera y nos vamos acercado a él/ella, pues le pitamos y si vemos que no se aparta no frenamos, sino que nos apartamos al arcén. Todo ello, dentro de un autobús de finales de los 80 con las suspensiones y los amortiguadores chirriando en cada curva, unas carreteras donde los baches son cosa de metro si, metro también y donde los arcenes están llenos de hierbajos y un polvillo rojizo que resbala que da gusto.

Tras 10h, llegamos a Vientiane, capital de Lao y sin mucho miramiento, me dirigí al primer hotel que la Lonely recomendaba (seguro que los hay mejores y más baratos, pero no estaba como para andar perdiendo el tiempo) y directo a la cama tras una buena ducha, para ver si se me pasaba el dolor de estomago.

Hoy a la mañana me he levantado algo mejor y tras un desayuno ligero me he puesto en marcha. He visitado el Pha That Luang, el monumento más importante de Vientiane; el Puxai (arco de triunfo) en lo que los laosianos llaman Los Campos Elíseos de oriente, los Talat (mercados) Sao y Khua Din y algún Wat más o menos importante.

Ahora a visitar un par de mercados y ver si se puede comprar algo interesante.

PD: Hoy no hay PD.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar