Nihon: II round

Muchos de vosotros ya lo sabéis, pero por si aún no os habéis enterado: En agosto-septiembre vuelvo a Nihon. Esta vez voy con mi familia (por primera vez en… toda la vida). Aun estamos (estoy) planificando las rutas, cosas que ver, pero ya tenemos una idea base: recorrer las zonas más conocidas de Tokyo (3 días): Ueno, Asakusa, Odaiba, Harajuku, Shinjuku, Shibuya, Akihabara y Akasaka; Kyoto y Nara (2-3): Kinkakuji, Ginkakuji, Fushimi Inari… y algunos templos de la zona; Hikone, Kanazawa y Takayama (2 días); Hiroshima y Miyajima (1 día); prefectura de Hyogo (1 día), Nikko (1 día)… Aún nos quedan un par de días para completar los 13 días (reales) que estaremos allí, así que se aceptan sugerencias.

AH!!! Por cierto, se me olvidaba el día más importante: el 3 día, intentaremos hacer cumbre en el monte Fuji, con sus 3776 metros de altitud. Lamentablemente, por culpa de la logística, tendremos que hacerlo por la ruta más corta, fácil y comercial: la ruta Fujinomiya.

PD: Sí, lo se. Tengo pendientes de subir algunas fotos del primer viaje, y muchas, muchísimas fotos de mi viaje a Kampuchea. Prometo ponerme a ello, pero últimamente estoy un poco atareado poniéndome en forma para subir al Fuji y creando mi primera app para Android. Más información, en brevas…

Tokyo

Tenía pendiente hablar de mi cortísima estancia en Tokyo, así que si me lo permitís, voy a contaros que es lo que hice durante esos 2 días.

El día 4 de abril, empezó bastante pronto y con un frío del carajo, que dirían algunos. Mi primer destino, era un pequeño templo entre los altos edificios de Shinjuku: Hanazono-jinja. El templo, no tiene nada de especial, salvo los domingos que se organiza un mercadillo en el que se venden auténticas joyas de antaño: vajillas, samurai para decorar, monedas de la época imperial… Mi siguiente parada, iba a ser Meiji-jingü gyoen, un enorme parque en el que los fines de semana se reunen las cosplay-zoku. Pero tras leer que suele estar a reventar de turistas en busca de la mejor foto, decidí cambiar de parque e ir al Shinjuku-gyoen, mucho más pequeño pero con menos gente y muchísimos menos turistas. Hay que quitarse el sombrero por como cuidan los nipones los jardines, pero si cuidaran un poco más los estanques, los parques serían un lugar del que no saldría en caso de volver allí.

Shinjuku-gyoen

Desde allí, me dirigí a Shibuya, dándome un paseo por la zona olímpica de Harajuku. Como curiosidad, os contaré que en las cercanías del estadio nacional, me encontré con un concurso de akitas.

Concurso akita

No esperaba poder ver un partido de béisbol, deporte nacional en nipon, pero cuando pasaba cerca de que pensaba que era el estadio Jingü: ¡¡¡sorpresa!!! Se estaba celebrando un partido de béisbol amateur. Pensando que iba a ser mi única oportunidad de ver un partido, entré dentro ante el asombro de la gente, pues aparte de mi, no había más guiris. El partido fue bastante entretenido, con los hinchas del Nihon, el equipo de casa, animando a su equipo constantemente, que al final resultó el ganador por 2-1 en una última entrada de infarto, en el que el equipo visitante se la jugó a una única carta cuando con un jugador eliminado teniendo cubierta la segunda base. Es lo que me gusta del deporte amateur: que improvisan y no esperan a la última jugada. Al final, no pudo ser, ya que eliminaron al bateador, que bateó una bola que salió muy alta pero floja atrapada al vuelo, y al corredor con un out.

Béisbol amateur: Animando

Salí bastante contento, si no fuera por el frío que pasé y seguí camino de Shibuya, cuando sin darme cuenta, descubrí que unos metros más allá, estaba el verdadero estadio Jingü, donde casualidad de las casualidades iba a disputar un partido los Tokyo Yakult Swallows, equipo profesional que milita en プロ野球 .

Como el partido empezaba a las 14:00, aun tenía unas 2 horas para comer algo caliente y no veáis lo bien que entraron los fideos. Allí estaba yo, rodeados de japones y algún que otro yanki, “disfrutando” del partido contra los Yokohama BayStars. El partido fue bastante soso, lo mejor, sin lugar a duda, el publico que animaba constantemente a los jugadores: Fu-ku-chi, Go D’Antona Let’s Go, Go Gu-i-el… El resultado final: perdimos (yo estaba en la zona de los Swallows) 1-2. Menos mal que pude comprarme un recuerdo: la gorra de entrenamiento (sí, sí, tiene gorras para entrenar y gorras para jugar partidos, como los de la MLB)

Tokyo Yakult Swallows vs Yokohama Bay Starts

Una vez finalizado el partido, eran las 17:30, me dirigí al metro para encaminarme hacia Shibuya. Y me defraudó bastante. Yo pensaba que era algo más que el famoso cruce, pero aparte de eso y de tiendas enormes y la sucursal de Disk Union, donde me compré varios CD de grindcore japonés, no hay nada más que gente chick haciendo compras..

Shibuya

Shibuya

Hiroshima, Itsukushima, Himeji y Tokyo

El día 1, estuve en Hiroshima, viendo el Genbaku Dōmu, el parque y el museo que rinden homenaje e informan del trágico suceso del 6 de agosto de 1945 en Hiroshima.

Genbaku Dōmu
Bomba atómica

Al mediodía, me marché a Itsukushima, antes conocido como Miyajima, famoso por su puerta sintoista en medio del agua. Me pareció un poco absurdo el desplazarme hasta allí, sólo para ver la puerta, así que aproveche para subir al Misen, cima que corona la isla, en un agradable pero duro paseo de varias horas.

Itsukushima
Itsukushima
Ruta a la cima Misen

Por la tarde noche, aproveche para sacar más fotos al Genbaku, que a mi me parecen un poco más siniestras que las sacadas de día.

Genbaku Dōmu

A la mañana siguiente, visité el castillo Hiroshima-jō, antes de partir hacia Himeji.

En Himeji, estuve en cola tras dos horas y pico para entrar en el castillo, que por fuera es todo lo bonito que quieras, pero por dentro es una auténtica mierda. Según me comentó un señor, en breve van a comenzar a restaurar el castillo y por ello, miles de japoneses están aprovechando para visitar el famoso castillo, sobre todo teniendo en cuenta que he ido la semana en la que los japoneses tienen vacaciones y aprovechando dicha época para conocer su país y beber biru bajo las sakuras.

Hiroshima-jō
Himeji-jō
Símbolo clan
Sakuras y rio

Por la tarde, según lo previsto, llegué a Tokyo.

Shinkansen

Kyoto: 1ª parte

La mañana ha empezado bastante pronto, a eso de las 4:56, cuando un puto cuervo me ha despertado con su graznido. Dado que tenía en mente madrugar y visitar un par de templos y lugares que estaban cerca de la casa de Paz y Kike, pues he decidido adelantar mi salida, ya que una vez me desierto, normalmente no suelo dormirme otra vez.

He cogido la bici que me ha dejado Kike, y allí que me he ido a visitar Kumano-Nyakuoji Jinja, Nanzen-ji, Honen-in y el paseo del filósofo.

De forma oficial, hemos estado visitando en grupo: Kinkaku-ji, Katsura, Kyōto Gosho y Ryoan-ji. Pero como vale más una imagen que mil palabras, os dejo las fotos que he sacado:

Kumano-Nyakuoji Jinja
Estanque
Kinkaku-ji Katsura
Panorámica Gosho

A final, hemos terminado a eso de las 16:00 y entre llegar a la estación del bus, para coger otro bus para llegar a casa y buscar una aplicación con los horarios de trenes para el Android,… y llegar a la estación de trenes de Kyoto, donde además tenía que cambiar el pase de Japan Rail; he perdido los dos trenes que tenía apuntados para llegar a Hiroshima a una hora prudencial. Al final, he cogido el Shinkasen Kodama 669 que salía hacía Shin-osaka a las 19:39, para después hacer trasbordo al Shinkasen Hikari Railstar 585, en el que me encuentro ahora mismo. Los Shinkasen, son trenes bala, que no son los más rápidos, pero que si son cómodos, silencios y bastante rápidos, sobrepasan los 200 km/h y no lo parece. Eso sí, son bastante patitos feos 😉

De momento, esto es todo por hoy. Ahora me queda llegar a Hiroshima, encontrar el Hotel, descargar los trastos y planear el día de mañana, que esperemos sea mejor que el de hoy (en cuanto al día de perros que hemos tenido con la continua lluvia).

PD: Asustado me ha dejado Cristina, al decirme que tenía un amigo que toca en un grupo de grindcore. Nada más y nada menos que los Looking For An Answer, uno de los más grandes del grind.

PD2: Hoy han o están sonando:

  • Howard Shore: The Fellowship of the Ring (the complete recordings).
  • Devin Townsend: Accelerated Evolution.

Nippon 2010: Tercer parte

Por 2 minutos, no he perdido el vuelo de Doha a Osaka. A pesar de que al salir de Madrid nos dijeron que íbamos a llegar antes de tiempo, la verdad es que hemos llegado al hora esperada a Doha. A pesar del papelito del short connection, me he tenido que chupar la enorme cola del transfer, mientras veía como el estado del vuelo iba cambiando: Go to gate, Boarding, Last Call… Y todavía en la cola. Pero lo dicho, que por unos 2 minutos, he tenido suerte.

Dado la ubicación de Doha y Osaka y siguiendo el camino más corto entre dos puntos, pensaba que el vuelo iba a sobrevolar, o por lo menos pasar cerca del Himalaya, pero parece ser que no va a ser así, ya que hemos cruzado Pakistan con destino a China, para atravesarlo de oeste a este, para después pasar por Korea y llegar a Japón.

Hablando de comida y dado que la mayoría de viajeros son japoneses, el menú estaba formado por uno estilo occidental y otro japones. En la primera de las comidas, he optado por la comida japonesa y la verdad es que los insípidos fideos me han dejado un poco asombrado de los malos que estaban, y eso que me gusta mucho la pasta, sobre todo la oriental. Para la segunda comida, he optado por comida occidental, ya que la japonesa estaba llena de cosas que contenían pescado, uno de mis mayores enemigos 😉

Tras más de diez horas, en las que me ha dado tiempo a ver varias películas: Die Hard 4.0 (censurada), Up in the air (tostón de película melo-romantica-dramática) y Paranormal Activity (también con partes censuradas y en, con todo el respeto del mundo; panchito); series: The Middle…. (una burda copia, o pre o secuela de Malcom In The Middle), varios capítulos de The Office (USA) y los capítulos de The Simpons que no había visto en el viaje anterior, hemos llegado, por fin, a Osaka.

Pero no estaba todo terminado. Quedaba pasar la aduana, sin ninguna pega; recoger la maleta, curiosa la forma con la que los policías japoneses controlan a los posibles camellos, pasando varias veces a un perro adiestrado, entre las bolsas, maletas y personas que estábamos por allí. Tras una par de minutos, he cogido mi mochila y a pasar por el control de duty free. Sorprendido me he quedado cuando la persona que estaba en el control, me ha empezado a hablar en español con bastante fluidez. Dado que no se puede pasar “mercancía” (comida) a japón, parte de lo que traía para Kike y Paz, se ha quedado en el control.

Una vez fuera, tocaba ir a la ventanilla de la empresa en la que Kike y Paz me han reservado un taxi, para salir hacia Kyoto, que por lo que he podido comprobar, no está tan cerca de Osaka, y este tampoco del aeropuerto de Kansai.

Kike, me mandó un mapa, por si el taxista se perdía, ya que llegar a su casa de Kyoto, no debe ser muy fácil, pero al final, no ha hecho falta, ya que la taxista, ha encontrado la casa a la primera. ¡¡Al fin!! Tras más de 24 horas de viajes y más viajes y de tener el culo más duro que un estropajo desgastado de las horas que he estado sentado, ya estoy en Kyoto.

En la casa, me esperaban, además de Kike y Paz; la madre de Paz y una amiga suya; que habían llegado esta misma mañana; y Cristina, una amiga de Paz que lleva unos días por Japón. Una vez acomodado, hemos ido a cenar un poco y después a dar una vuelta por la ciudad, a fin de que llegara la noche y así facilitar a que el cuerpo se adapte al nuevo horario. Hemos visitado, antes de cenar, un Pachinko y después, un salón recreativo con unas máquinas recreativas de quitar el hipo, y varias calles y zonas de la ciudad, que ahora mismo no recuerdo como se llaman. Una ducha y al catre.

PD: Ayer y hoy, han sonado:

  • Morbid Angel: Formula Fatal to the Flesh
  • Devin Townsend: Infinity
  • Totalt Jävla Morker: Totalt Jävla Morker

Nippon 2010: Segunda parte

He estado esperando desde las 15:00 cerca de la puerta de embarque, pensando que Qatar Airways cumpliría con los horarios. Mekkk!!! Error! Se suponía que la puerta de embarque se abría a las 15:30, pero a las 16:30 aún estaba esperando en la cola, para entrar en el avión y eso que se suponía que el mismo tenía que salir a eso de las 16:20.

Teniendo en cuenta que tengo un short connection, vamos, que tengo muy poco tiempo entre la llegada y la salida a/desde Doha, estoy un poco preocupado. La azafata me ha dicho, que normalmente se suele tardar menos de 6 horas, tiempo oficial, en llegar a Qatar, por lo que no debería preocuparme. Más vale que tenga razón, porque como me quede en tierra por su retraso, la cosa puede ser muy pero que muy graciosa, por no utilizar otras palabras. Si no posteo en un par de días, es posible que siga en Qatar :_(

Ahora mismo son las 20:10, 21:10 en Qatar, y estamos sobrevolando Egipto y nos quedan unas 2 horas 20 minutos para llegar a nuestro destino. Ya es de noche, así que me temo que no va a ser posible ver las pirámides. Bueno, lo de que es de noche es una tontería, porque el año pasado pasamos por aquí al mediodía y tampoco conseguí verlas.

De momento, parece que los Indios se están portando, ya que no hay mucho revuelo en el avión. A lo mejor es debido a que estamos en compartimentos diferentes. El espacio entre asientos, al contrario que esta mañana, es bastante amplio, podría serlo un poco más, pero para eso está la clase bussiness, que sale a unos 1500 – 5000 euros por cabeza, dependiendo de la época en la que se cojan los asientos.

En el mismo vuelo, viajan varios compañeros de la expedición de Edurne Pasaban, que aspira a convertirse en la primera mujer que consigue ascender los 14 ochomiles. Por lo que les he oído hablar, debe está en el Annapurna, pero las noticias, no deben ser buenas, aunque no se exactamente que es lo que está pasando.

Para comer, hemos tenido una especie de ensalada de garbanzos, con pimientos rojos crudos y perejil, más paella o pollo con espaguetis (creo que lo he escrito mal, pero me da igual). Yo me he decantado por la paella, porque los espaguetis tenía un pinta un poco basta. De postre, una tarta industrial (llena de grasas in-saturadas) con canela y un bizcocho un poco rancio.

Hablando de comida, me dijeron que las compañías como Qatar Airways, Gulf Air… eran un poco reacios a servir alcohol en los vuelos y que si pedías una cerveza, te la sacaban como con vergüenza, abriéndola dentro del carrito. Pues este mito, es falso, por lo menos en parte. No es cierto que les de vergüenza servir alcohol, de hecho, hay gente por ahí atrás que se están tomando unos gin-tonics. La cosa es que abren las cervezas dentro del carrito para evitar, en caso de que una de ellas empiece a escupir, pringar a los viajeros.

Hablando de otras cosas, yo soy de los que no puede dormir en los viajes, así que me enchufo la pantalla individual que tengo y me veo todo lo que me dé tiempo. Hasta ahora, he tenido tiempo de ver un capítulo de Futurama, dos de Los Simpsons, uno de Outnumbered, una serie de una familia inglesa compuesta por una madre y un padre y tres hijos de armas tomar. El humor de la serie, como no podía ser de otra manera, es bastante inglés, no obstante, tiene punto muy buenos. También me ha dado tiempo de ver un capítulo de The Office (versión USA).

De momento, esto es todo. En breve pasaremos por Arabia Saudí, y como buenos musulmanes que son los qataríes, en el mapa interactivo y de viaje que nos muestran en las pantallas, estamos continuamente informados de en que dirección está La Meca y a cuanta distancia.

Nippon 2010: Primera parte

Esta entrada fue escrita mientras estaba en Madrid.

Como ahora mismo estoy aburrido en la T1 de Barajas, voy a ir adelantando el trabajo y os voy a contar lo acontecido hasta ahora.

Hoy a la noche, apenas he pejado ojo por culpa del viento, que me ha despertado varias veces. A las 6:00, ha sonado la alarma y me he levantado, para empezar a prepararme, ya que el avión salía de Bilbao a las 8:35. A pesar de haberme levantado bastante temprano, por culpa de mi padre, he llegado más bien justo: a las 7:45. Y encima había una cola interminable.

Tras haber intentado, en vano, hacer autochecking desde las máquinas habilitadas para ello, la próxima vez lo haré desde casa, he acudido a la ventanilla de Iberia, para preguntar si no había más colas, ya que de lo contrario, a lo mejor me quedaba en tierra. La chica, muy amable, me ha respondido que era cola única, pero que estuviese atento, que en breve iban a habilitar una nueva ventanilla, para las últimas llamadas.

Tras 5-10 minutos en la cola, han empezado a llamar a la gente con destino a Madrid, para pasar por la ventanilla de Últimas llamadas. Pufff!!! Menos mal, porque para entonces ya eran las 8:00. Tras facturar la mochila, he pasado la zona de control (sin ningún problema) y me he dirigido a la puerta de embarque asignada.

Mientras el comandante dirigía la nave a la pista de despegue, las/los azafatas/os han comenzado a repartir los periódicos, y no he podido quitarle el ojo a la portada de uno de ellos: 38 muertos en Moscu, tras la explosión de dos bombas. He pedido un ejemplar y me he puesto a ojear la noticia, pues una vez más, y van…; un trágico suceso ha sucedido, en un periodo muy corto antes de que yo haya realizado un viaje: el accidente del submarino Kursk, varios accidentes de avión…

Estaba leyendo la noticia, mientras el avión comenzaba a despegar, momento en el que me he puesto un poco nervioso, pues apenas han pasado 30 segundos desde que el avión a tomado aire, cuando el aparato a comenzado a dar botes, por culpa de turbulencias, y a realizar un par de giros extraños. Lo he pasado bastante mal, ya que esto del avión es superior a mi.

Tras este pequeño susto, al de poco nos han comunicado que llegaría con un adelanto de 10 minutos a Madrid, dado que las condiciones atmosféricas eran bastante favorables. Pero al comenzar el aterrizaje: horror!!! terror!!!. Las puñeteras turbulencias. Al final, no ha sido más que un susto.

Una vez en Madrid, dado que el vuelo hacia Osaka, no salía hasta las 16:20, he decidido bajar a la ciudad, a darme una pequeña vuelta y a despejarme un poco. A eso de las 13:00 he vuelto a la terminal y he facturado mis bártulos.

De momento, eso es todo. Ahora mismo estoy rodeado de un montón de Indios (aunque no creo que todos sean hindúes), con un montón de chavales; que por lo que he podido observar, viajarán en el mismo avión que yo. Espero que dentro del aparato, estén un poco más calmados que aquí, porque de lo contrario, el viaje a Doha (Qatar) puede ser muyyyyyyy largo y duro.

Me voy a Nippon

Es posible que alguno de vosotros ya lo sepa, pero a finales de marzo, me marcho una semana (larga) a Nippon, para ir a visitar a Kike y Paz, antes de que vuelva para aquí.

En un principio, no tenía pensado ir hasta el verano, aprovechando mis vacaciones, pero como han decidido volverse para aquí (cualquier escusa es buena 😉 ), pues he tenido que adelantar mi visita.

La agenda está bastante apredata con visitas a: Kyoto, Hiroshima, Miyajima, Himeji, Tokyo y lo que surja y de tiempo.

Si alguien se anima a ver, yo encantado. Me voy del 30 de marzo al 8 de abril.

PD: A ver guarrillos, id haciendo cola para solicitar vuestra braga usada adquirida a través de una máquina expendedora. Me lo quitan de las manos, hoygan!!!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar