Kouangsi y visitas fallidas

Hoy a la mañana después de llevar la ropa a la lavandería, he alquilado una moto para ir a ver las cataratas de Kouang Si, la tumba de Henri Moutoh y un par de pueblos que aparecen en la Lonely (menuda mierda de mapas que trae).

Kouangsi, está a unos 30 km de Luangprabang, así hay varias posibilidades para ir: alquilar moto, ir en Tuk-tuk,… El sitio, está bastante bien, ya que aparte de las cascadas, hay una «reserva» de oso negros (creo), con una pinta de ser muy majotes, eso si, detrás de la valla. En la parte baja de las cascadas, si el calor aprieta, el visitante puede darse una baño para lo cual no es indispensable llevar bañador y/o toalla, ya que un simple pantalón y unos cuantos minutos de espera hacen que sea muy parecido a llevar toalla. También se puede visitar la parte superior de la cascada, pero el camino es bastante duro y se puede sudar un poco (o a chorros, como yo) y la verdad es que pierde bastante.

Mientras volvía a Luangprabang, el sol a hecho acto de presencia y como no me había puesto protector solar, me he quedado un poco cangrejo en los brazos, a pesar de que ya estaba moreno, pero se ve que el sol aquí pega de lo lindo. Un poco de agua, protector y una camisa de manga larga y a tirar millas.

Sin comer ni nada, he partido a ver una cheda que hay a unos 3 km del centro y me he quedado bastante anonadado: primero porque las monjas (sí, en el budismo también hay monjas, que por si os interesa saber van vestidas de blanco) me han pedido dinero por una especie de cuerda estilo cabala que me han puesto en la muñeca (se ve que se nota que no voy mucho a la iglesia). Yo pensaba que los budistas tenían que renunciar a todo lo terrenal y vivir sólo con lo espiritual y los donativos de la gente, pero se ve que los monjes de Lao son diferentes (ayer vi a uno fumar dentro de un monasterio (Wat) y lo tienen terminantemente prohibido). Y después por las imagenes que tienen en las paredes, donde había bastante imágenes sangrientas.

Tras la visita al chedi, he ido a visitar la tumba de Henri Moutoh, descubridor de Angkor y que murió de malaria (como es la vida) en Lao. He tenido que dar una vuelta del copón ya que en la guía viene mal explicado como llegar y cuando he llegado, había un Laosiano dándole al lingote que me ha dado bastante mala espina. Le he preguntado y me mandaba para un lugar donde sólo había río. Así que sintiéndolo mucho, he desistido, ya que como he dicho, me daba muy mala espina (al de poco de mandarme para donde me mandaba, venía por detrás y he preferido salir por ruedas).

Como aún tenía un poco de tiempo, he decidido visitar un par de poblados donde vendean sedas, algodones y otro tipos de productos de la zona, pero al final, me he vuelto con las mismas, ya que los pueblos no aparecían por ningún lado.

Mañana toca visita a las cuevas de Pak Ou y hacer un par de compras. Hay tanto donde elegir que no se ni que comprar: sedas, ropas de algodón, plata, oro, piedras preciosas, café, té

PD: Ya estoy mejor del estomago, eso si, el calor, aparte de hacerme sudar, me deja los bajos (todos) bastante esco…

PD2: Joder como le cantan al Lao los pies!!! Bastante m´s que a mi y eso que me huelen mal, pero de cojones.

PD3: Por problemas de permisos, las fotos tendrá que esperar un poco más.